RECIBO COMENTARIOS DE AMIGOS Y LECTORES.

SOBRE ESTOS MENSAJES RECIBIDOS:
“Guardo en ellos y de ellos, todo mi cariño y gratitud hacia quienes dejaron su mensaje, amigos, escritores, lectores, muchos ya no están en este mundo, pero sí en este mundo de la poesía…” M.P.M.R.

¡PIEDRA PAPEL O POEMA!

Jorge Ariel Madrazo
Hola soy colega suyo en este “vicio absurdo” de la poesía como definió alguna vez el gran Cesare Pavese. La amiga Olga Aman me pasó su reciente poemario. Y quiero trasmitirle, junto con mi saludo amical, el sentimiento emocionado que me produjo su ¡Piedra, papel o poema! a través de versos tan cálidos y plenos de frescura-que no excluye la profundidad- como “Flotando sobre mi”, redonda expresión de la extrañeza de ser- en- la- fugacidad. Y en la multiplicidad: ser lo otro, el dolor, el sol, el pájaro. Como usted dice en otra bella línea “opción de ser o estar”. Vaya con mi saludo, el aliento para que persista en este duro y hermoso camino de decir su palabra de versos y amor.

Con el abrazo cordial

________________________________________
ADRIANA GUAYACO
Cuando descubrí la frase bíblica: “pasar por la vida haciendo el bien”, no me desprendí de ella.
La poesía pasa por la vida haciendo el bien cuando es llevada por manos y corazones nobles, sensibles, y logran trasnportarla a otros corazones necesitados de ella hasta sin saberlo siquiera.
Recorrer tus poesìas Paula es como despertar a la finura, a la delicadeza, a la sorpresa de una imaginación que conmueve,enaltece, despierta esos valores que tanto necesita la humanidad:lo delicadamente bello, lo que adormeciò la trivialidad, la necedad y lo absurdo del mundo. Entrar en tus poesías es sentir que se concreta todo
el Bien de la poesìa.
Es a través de tu ser de poeta que ella pasa por la vida haciendo el bien. Gracias por dejar en el mundo tanto bien.

________________________________________
Norma Padra
Como una ilusionista puedes decir tus palabras atrapadas, en una soledad demasiado acompañada, con aleteos de pájaros. El rastro de mariposas deja colores nocturnos en tus poesías. Querida Paulita… lazos invisibles nos unieron desde tu infancia, nos reencontramos en la
exquisitez de tu escritura. felicitaciones por tu web!!!

________________________________________
Ana Insua
Paula!!! te felicito por tu página en general. Me gustó mucho. Te admiro por todo lo que has logrado y te deseo éxitos en todos los aspectos de tu vida. Un beso grande,

________________________________________
Alicia Mele
AMIGA DEL ALMA estoy muy emocionada y orgullosa de poder leer y disfrutar todos tus logros. Me gustan mucho tus poemas.Te quiero,Te felicito,Te abrazo PINREL de mi corazòn. BESOS

________________________________________
desde Graciela Wencelblat
Pasé por aquí volé sobre la belleza

te felicito

desde graciela abrazo

________________________________________

Andrés Baccá

Toda poesía acá escrita queda en minúscula comparándola con solo cuatro letras que yo tengo para escribirte en mayúscula : M A M A.
Porque me diste la vida y me enseñaste a caminarla.

________________________________________
Gustavo Tisocco
Paula bello sitio plagado de la poesía que nos hermana…
Un abrazo enorme, Gus…

________________________________________
Raúl Pignolino
Hola Paula
Prometí enviarte un comentario y lo hago complacido porque tu página se destaca por su buen gusto, más alla de los destacados valores artísticos de tu poesía.
Te deseo toda la suerte y espero que sigas creciendo

________________________________________
Elsa Terzaghi
Hola Pauli!
Este sitio tuyo tu “casita”, es cálido, maravilloso, inspirador y lleno de hermosas producciones que provocan en mi miles de recuerdos.
Felicitaciones, tus poemas son para leer una y otra vez, para reflexionar, compartir y atesorar.
Ese puñado de años que pasamos, impregnadas en la dulzura de la infancia, !gracias por recordarlos!, desde los juegos, las figuritas, los picnic, la “valijita”, los juegos telefónicos…”Manolete”, los reyes que sí eran magos!
Etapa bellísima de la vida que nos deja huellas que jamás se borrarán del corazón.
Te felicito por la página, te admiro por todo y mucho más!
Te quiere tu amiga Elsa

________________________________________

Nélida Terzaghi

“Paula”, el mundo necesita de personas como vos, que nos ayudan a encontrar un sentido a estos tiempos difíciles que todos vivimos.
Pero también nos llevas de la mano al recuerdo maravilloso de la infancia, etapa que he compartido con vos, Carlos, Eduardo, papis, abuelas, Tíos y Primos…
¡Que fantástico es tu libro! Su contenido hace cosquillas al corazón y sus páginas huelen un especial perfume el del Amor.
Como palabras finales evoco, aquellas escritas por Benedetti: “tu Piedra, papel o Poema”, es mágico como el alba, cuando el alba es la llave de otro sueño.
Felicitaciones por la página.
Te quiero, besitos de Chiche…Chichita…!

CALLE BLANCA

Yolí Fidanza
María Paula, me gusta tu poemario, confirma la idea que tengo sobre tu persona sin haberte frecuentado mucho; fragilidad y al mismo tiempo un gesto de paz que hace `pensar en una fuerza interior como de aceptación de las sombras por las que toda vida discurre, belleza como detenida muy lejos aún de la “primavera anciana”, en dos palabras, poesía de mujer sensible y cominicativa. Felicitaciones. ( Y una
palabra para tu hijo hecho acto de amor, cosiendo puntada tras puntada y uno a uno los ejemplares de “Casa Blanca”)

________________________________________
Maria Paula Mones Ruiz
A todos los que de a poquito van abrigando con sus comentarios mi casita, los abrazo muy fuerte y les agradezco las palabras que el corazòn les dictó.
Marìa Paula Mones Ruiz
PD: Aclaro aunque muchos lo saben, que el libro comentado por Yolì Fidanza, es Calle Blanca y no Casa Blanca, pero de todas formas esa palabra casa, me inspirò para este sentido agradeciemiento a todos los que por ella han caminado y visitado.

________________________________________
TERESA PALAZZO CONTI
QUERIDA PAULA
LO QUE ENCONTRÉ EN TU SITIO WEB, NO PODÍA PRESENTARSE DE OTRA MANERA.
SOS VOS; ES TU MUNDO, ES TU FORMA DE ENCARAR LA VIDA POR LA QUE TRANSITAS. HACE POCO QUE TE CONOZCO, PERO VEO QUE EN CADA ENCUENTRO TE DERRAMAS TOTAL Y NO PUEDO DEJAR DE SER TU “CÓMPLICE DE VUELO”.
SIGAMOS DESPLEGANDO NUESTRAS ALAS DE PALABRAS,PARA HALLAR,AL FIN,LA CASA QUE NOS ALBERGARÁ HASTA QUE RONDE EL ÚLTIMO VERSO.
MI AFECTO Y MIS FELICITACIONES.
TERESA PALAZZO CONTI

________________________________________

Daniel Fernandez
Ante todo, quería felicitarte por la página, es muy linda y sobre todo agradable. Tus palabras son exquisitas, digna de una gran poetisa. Pero el punto principal que yo destaco, es tu gran inteligencia y sensibilidad. Mis felicidades y felicitaciones nuevamente.Y quiero que sepas, que aunque yo no he descubierto nada, se nota que sos una gran mujer y una gran escritora. Con cariño.

________________________________________
Gustavo Tisocco
Paula nuevamente recorriendo tu mágico rincón donde la palabra es el hueso que destilamos desde la alegría y la conciencia.
Un abrazo enorme Gus…

________________________________________
Laura Beatriz Chiesa
María Paula: ayer, cuando te vi entrar y me pareció que eras vos, sentí que tenía que dedicarte la lectura. Me preguntás por qué? no lo sé. Desde que te conocí en Villalonga te recuerdo con afecto. Por qué?, tampoco sé. Cuando hablamos con mi esposo, siempre nos decimos -desde hce 43 años- te quiero porque sí. Creo que es la mejor forma de acercarse a alguien. Y porque sí te digo que espero tu aviso para ir a escucharte, que me gustó muchísimo tu sitio. Lleva tu sello, como debe ser. Quien mujcho te aprecia, Laura B.Chiesa.

________________________________________
Diana Poblet
Fortuna fue conocerte y conectar en la palabra, conocer la historia
de tu hijo editor y sus/tus 500 libros fue algo bello.
Me gusta conocer a la gente que leo desde sus adentros para auscultar el latido del poema; es así que olvidé decirte alquel día que tengo mis tiempos de lectura y estos tiempos son largos porque luego releo y es algo así como que tu libro me acompañó en
varios sueños y amaneceres.

Y todo esto sólo para decirte (reafirmarte) que es un libro hermoso y tu poética es tan particular y bella como lo es tu persona.
Todo para no quedar en entredicho como diría Serrat, y que te enteres que a mí las cosas no suelen pasarme como si nada.
Desde este barrio de Congreso a punto de ebullición te mando un beso y estas pocas palabras para ojalá, iluminarte una sonrisa en este incierto día de julio.

Un beso y te llevo en el alma,
d.

________________________________________

Juan Carrizo
Señora Paula,ha sido un verdadero placer,transitar por su página tan delicadamente confeccionada, acorde con los poemas,que transmiten imágenes con la sencillez necesaria para llegar al corazón del lector, y hacer mella en sus sentimientos. éso se logra solo cuando se manifiesta arte de enseñar,y usted lo despliega a grado superlativo /abrazos/

————————————————————————————————-

Ester de Izaguirre
Querida amiga:
Gracias por compartir conmigo la hermosa poesía de tu libro Calle Blanca. Hermoso el poema que da nombre al libro “Calle Blanca” donde el poeta y la poesía sufren el mismo dolor y se crean mutuamente. “El sonido silencioso de una lágrima ahogándose en la sangre” en el poema “Lenguaje derramado”. El tema de la muerte hace su presencia en “Errante fantasía”. “Vivo amándote” es el poema que le canta al tiempo y al amor.
Te felicito y gracias nuevamente por tus palabras

________________________________________
Marizel Stonllo
Hola Paula gracias por tu libro Calle blanca y por ese ser poético que se expresa bella y originalmente …ceniciendo. Un fuerte abrazo para vos

________________________________________
Marcos Silber
Estimada María Paula:
Tu Calle Blanca ahora nuestra, viene tapizada por una poesía sobre todo creíble.
No es poco. Se palpa la honestidad creadora que expone toda su autenticidad.
Algunos poemas impactan más que otros que de todos modos no dejaría de volver a leer.
En toda la “Calle” se oye el encanto de la palabra poética.
Muchas gracias por tu generosa entrega.
Abrazos.

________________________________________
Julio Bepré
Estimada María Paula: Tu poemario está sustentado en la verdad de un existir y ese sentimiento recorre todos los textos, brindando una excelente unidad. Te felicito y deseo lo mejor para el año que se avecina.

________________________________________

Sebastián Jorgi
Hola, Paula, te felicito por tu poemario, de índole creacionista.Me gustó todo, pero más MI SED SIGUE NADANDO, la caoticidad de VERDAD ÚNICA…Figuras como “HE VUELTO CON LA ROPA MOJADA”. Una travesía existencial de un yo que expande automáticamente la intimidad…quiero decir, frescos tus poemas, sin “elaboración” previa…felicitaciones.Y el alerta para el alma. Sebastián

________________________________________

Graciela Bucci
Querida Paulita;

Dejándome llevar por este recorrido sensorial y emotivo que propone “Calle blanca”, he ido leyendo y releyendo los poemas.
Siempre me acometió la sensación de que estaba frente a una poética íntegra, vital, sensible, esencialmente movilizadora de emociones.
Hay ritmo y sonido envolvente en versos como:

“…flotan compases y una música desprende y
acaricia…”

Bellas configuraciones simbólicas, de una marcada intimidad y una madurez que trasciende el yo poético.

Señalo estos versos que me han conmovido:

“…yo me armo, de a poquito,
Imagen por imagen, con lo esencial…”

“…una respuesta con la forma y con la voz
de un abrazo blanco…”

Siempre las imágenes reafirmando la palabra, en estos poemas que se sienten y se miran desde la interioridad.

Gracias Paula por habeme permitido el disfrute de este recorrido inolvidable por las palabras que te habitan, desde una profundidad que te caracteriza.

Cariños, Gra Bucci

________________________________________
Enrique Bossero
Hola Paula. He leído tu hermoso libro y aunque no soy para nada un crítico literario te hago llegar mis felicitaciones por el mismo. Es muy espiritual, confesional (valga la rima), lleno de vivencias profundas, sin vanas retóricas, donde tu pensamiento aflora con total sinceridad, cosa no común en los poetas de esta época.
Cuando uno resalta algún poema corre el riesgo que se interprete equivocadamente la no mención de los otros, pero dentro de un panorama muy parejo y equilibrado, no puedo dejar de mencionar “Juego y Duelo”, “Signo”, “Vengo de lejos”, “Cuando creí llegar a lo profundo”, y especialmente “Caras de piedra y migajas”.

Gracias por este regalo, te mando un cariño, Enrique.

________________________________________
Dra Gloria O Justa Martinez
El poemario Calle Blanca de María Paula Mones Ruiz nos pone en presencia de una auténtica realidad poética, ya desde su atrayente y elegante presentación, en la que cada detalle del diseño y de las grafías, nos habla de elevación de miras y nos predispone al ensueño poético.
En efecto, nubes, remolinos, nieve en senderos difusos, nos llevan a internarnos en esa “calle blanca” que recorre la poeta en el curso de su inspiración.
En su estilo de un ultraísmo depurado que no es críptico ni hermético, sino diáfano como la calle blanca, la poeta trasunta sus vivencias hasta los lindes de la filosofía pura. Y llega hasta el confín donde como escribiera Emilce Brehier, se confunden “plegaria y poesía”.
Desde la altura de las páginas la atrayente nitidez de los caracteres gráficos y sobre todo, el significado en clave de los títulos de los poemas que constituyen uno de los mejores aciertos de esta obra, prueban, una vez más, la real vocación de la poeta.

________________________________________

Emil García Cabot
Aquí estoy al fin, contigo y con “Calle blanca”, que tantos sentimientos y sensaciones suscita a lo largo de un proceso de plasmación en el que la autora nos envuelve con sus palabras. “El ombligo de mi sombra” da la clave, o nos advierte, que se trata de poesía introspectiva, que nos conduce, precisamente, a esa calle blanca que es todo el poemario.
“Lo que queda… aire” es una sencilla y bella forma de aludir a lo inasible, a lo que queda –o podría no quedar– “si mato a mi libreto”, otro elogiable poema, y asimismo “Signo”, en la misma línea.
“Parezco”, un juego que me ha gustado mucho, quizá por el afloramiento de niña traviesa que se desprende de sus palabras. (¿El “espíritu travieso” de tu poema “Vengo de lejos”?)
“Mi sed siguió nadando”. Si le suprimieras los puntos suspensivos, tu poema adquiriría más fuerza. Hacé la prueba de leerlo sin ellos. Y esta objeción –la única que en realidad puedo hacerte, y espero sepas perdonar al maestrito que hay en mí– la hago extensiva a la mayoría de tus poemas. Este signo de la escritura, conclusión vaga de una frase, debilita la expresión, le resta contundencia, rasgo que por lo general no le sienta a la poesía, dada la brevedad de un poema.
“Fractura expuesta” es una acertadísima expresión de lo que la poesía hace de nosotros.
“Cenaba el alma/vino de rosas”. Hermoso verso de “Banquete”, muy tocante poema, que remite a “Noche marchita”, una vez leído. Ambos me gustan mucho. Y parte de su gran acierto está en lo formal (prescindiste de los que al parecer son tus entrañables amigos (…).
Muy bueno “Alguien”.
“Caras de piedra”, otro logro. Contundente poema este, tan riguroso en lo formal.
Ni qué decir que fue un gusto leerte. De veras lo disfruté. Es un poemario coherente, homogéneo, y que revela un estilo, lo que no es poco. Me pregunto si has seguido trabajando. Espero que sí. Y de haber otro libro, prometo no demorar mi opinión de simple lector ducho más que sabio.
Junto con mi gran aprecio y cariño, te envío un beso y un fuerte abrazo.

LA CLAVE

Laura Beatriz Chieza
Mi querida Ma.Paula: hoy, mientras no debía estar en la computadora ni mirando televisión por la tormenta eléctrica, te tuve en mis manos, en mis ojos, en mi mente y recorrí, junto a vos, ese cuadernito de anotaciones con anécdotas. Recorrí esos relatos de vida que conforman LA CLAVE, una clave de sol con sostenidos y bemoles. Un libro que tiene, en su pentagrama, los apuros de las corcheas y semicorcheas, los alargados momentos de una redonda y las interrupciones de los silencios . Es LA CLAVE de tu propia vida, de tus momentos de alegría, angustias, sueños y de muchos, muchos besos y abrazos mezclados con galletitas y jugos.
Me transportaste, me hiciste una hoja más de ese libro pequeño como tú, grande como tú en su contenido. Sabés que te quiero mucho y, ahora que me permitiste entrar un poquito en tu” cuadernito”, MUCHO MÁS
Te abraza con emoción , Laura
________________________________________
Virginia Segret Mouro
Querida María Paula:
Releí tu libro, esta vez con otra mirada ya que dispongo de tiempo para eso (entré en mis vacaciones, menos mal). Entonces, te escribo este pequeño comentario, muy gustosamente.
No quiero dejar pasar más tiempo para escribirte; por eso lo agrego aquí.
La clave… No creo que importe si es nivola u otra cosa, lo cierto es que es un libro preñado de ternura, una suerte de diario íntimo abierto a los lectores, fragmentario en su estructura, un anecdotario mínimo, explicado a veces, que construye el relato, conciso en la medida en que en cada anécdota, en cada episodio narrado “en clave” de poema subyace lo no dicho, es decir las otras muchas anécdotas no contadas. En mi modesto entender, esta característica hace que el libro sea más grande, más voluminoso de lo que aparentemente es.
Ambas compartimos entrañablemente este extraño asunto de la meternidad y sus misterios. Imaginate que, al leer tu libro, me vinieron a la mente escenas mínimas y no tanto vividas por mí. Esta posibilidad de expansión que tiene La clave lo hace, también más voluminoso: dispara hacia la vida y, como ésa fue tu intención, misión cumplida, Paula.
La vida y también la muerte están en estas páginas. La muerte apenas rozada, mentada, sin regodeos ni presunciones. Es que la muerte ciertamente está siempre y, por eso, la vida es la cosa maravillosa que nombran tus páginas. Todo es como esa “paloma”: todo está hasta que misteriosamente desparece. Las gracias de un chico suelen frecuentemente tener un profundidad metafísica que los adultos muchas veces no logramos expresar tan cabalmente.
La vida: En tu libro, la cotidianeidad poetizada, lo pequeño que, salvo en tu atenta mirada, no se ve, no se descubre. La vida como una sinestesia permanente: “El ruido me hace sentir como que canto una canción a mi familia”. “Frases crocantes y bajitas…” Los hechos cotidianos son una canción. Pero, en tu libro, más que eso.
Desde la tapa misma con su bailarina, las zapatillas de baile en tu infancia (tan pero tan simbólicas), la música de las galletitas en la boca de un niño, palabras convertidas en galletitas, la “clave”, es el baile, tu baile tan personal, el movimiento interior, la música de la voces amadas, la música del los sueños, en fin, lo que late en este libro. Una belleza.
El hilo conductor del cigarrillo me resulta un acierto. Para mí, el cigarrillo es la interioridad, lo que no se comparte porque es imposible hacerlo, la unidad, y también el rito de iniciación que claramente mostrás. En realidad, para mí, fumadora empedernida, el cigarrillo es mucho más que esto, pero ahora no viene al caso porque todas estas consideraciones no están en tu libro.
Me encantó el adjetivo “otoñadas”. Me encantó que el libro incluyera un pan-poema para los padres.
Las voces de los hijos pequeños son un trasvasamiento de la vida real; las de los hijos ya adultos, una recreación, un deseo. Hay una línea que separa ambos mundos de estos mismos personajes. La parte II del libro es un hito y un hiato. El estilo directo de la segunda parte del libro, lejos de ser una dramatización de hechos reales me llega más como una necesidad de la autora, un querer oír esas voces diciendo lo que dicen.
Gracias, María Paula, por el tan bello momento en soledad que me prodigaste con la lectura de este libro. Mi fuerte abrazo, Virgi

________________________________________
CECILIA GLANSMANN
Querida María Paula: Tengo tu libro “La clave” que me obsequiaste en mi mesa de luz. Lo he leído y releído. Además de tu muy buena y alta poesía…, tu sensibilidad, tu riqueza interior, tu fortaleza frente a la vida con tanta luz y esperanza, tanto ejemplo… transitan por tus poemas… Me emocionaste mucho. No puedo separar aquí a la poeta de lo que escribe. ¿Me equivovo? Gracias por el mensaje maravilloso de “la clave” para caminar la vida, que nos das con tu obra poética, con tu modo de encarar todo, con tu dulzura y belleza interior y exterior. Te abrazo con todo mi corazón. Cecilia
________________________________________
Emil García Cabot
¡Hola Paula! Acabo de leer La clave y me ha gustado. Cómo puede no gustar un libro tan lleno de ternura y en el que, como decís vos misma en el Epílogo, el género es el Ser humano.
En efecto, he hallado que la ternura lleva la voz cantante a lo largo de todo el relato. Ternura de mujer y ternura de madre expresada con frescura y espontaneidad que surgen como una melodía en las cuerdas de un arpa o de un violín y se hace agua discurrente con frecuentes chispazos de gotas saltarinas.
Por otra parte, la forma adoptada para plasmar tus ideas resulta asimismo acertada: hay soltura y sencillez y el lenguaje coloquial aflora también en las partes narradas, contribuyendo a la armonía del conjunto.
Seguramente este nuevo libro tuyo va a hacer un buen camino.
Te deseo lo mejor para 2009, del que ya estamos a un paso, con salud y paz junto a los tuyos y para cada uno de ellos.
Un fuerte abrazo de este –como decís en tu dedicatoria– “amigo de tu vida” que acepta tamaño desafío con alegría y agradecimiento.

________________________________________
Roberto Glorioso
QUERIDÌSIMA PAULA:AYER LLEGARON A MIS MANOS ESTAS CLAVES QUE DESDE EL PRIMER MOMENTO ME SEDUJERON POR SU TRANSPARENCIA TESTIMONIAL.NO PUDE ABANDONAR LA LECTURA HASTA EL FINAL Y ALLÌ CELEBRÈ CON TU LUMINOSO EQUIPAJE LA VIDA Y SU COSTUMBRE .MUCHAS GRACIAS POR ESTE LIBRO QUE ME DEPARÒ JIRONES DE NOSTALGIA PERO TAMBIÈN LA TABLA DE SALVACIÒN PARA ROZAR LA SAGRADA COMARCA DE LA CREACIÒN.TE ABRAZO Y TE FELICITO.MUY BUENA NAVIDAD MUY LUMINOSO2.009
________________________________________
Teresa Palazzo Conti
Hola amiga
QUIERO AGRADECERTE ESTE HERMOSO REGALO QUE ME HAS ENTREGADO; LO HE LEÍDO CON DELEITE Y ME HA TRASPORTADO TAMBIÉN A MIS LUGARES Y A MIS AFECTOS.
TE MANDO UN BESO Y MIS MEJORES DESEOS PARA ESTE AÑO NUEVO.
________________________________________
Maria Juidth Molinari
De nuevo cada página combina tus exquisitos sentimientos ;especialmente la ternura. De nuevo, gira en el tiempo, el nombre sustantivo del hijo:” alguna vez serás en mi sangre”… “Dios mío, sin serlo .ya soy madre.- agregas- Con todas las permutaciones imaginables conversas poéticamente, proponiendo “un pañal de papel” para estos versos que “nacen alados” “con cascabeles de besos”…mientras “la luna prueba su camisón todas las noches”
Los temas van acompañando el círculo de tus sueños, mientras creces ,verde y lúcida, gobernada por tus ojos y tu alma. Felicitaciones por “La clave” que nos ayuda a ser feliz.

________________________________________
Albino Gómez
ESTIMADA MARÍA PAULA: Soy un embajador de carrera retirado y todavía un escritor y periodista activo. Entre mis actividades hago un programa radial desde hace cuatro años: El taller de las palabras por Radio Nacional AM 870, los domingos de 12.05 a 13.00. Las editoriales me envían entre quince y veinte libros por mes, de los cuales comento algunos, no todos claro está, porque no tengo tiempo para leerlos todos o porque no me interesan. Además compro por mi cuenta lo que realmente me interesan Vinciguerra me envía muchos libros y esta mañana, recibí LA CLAVE, una experiencia narrativa realmente interesante, indiscutiblemente interesante por su demostración de libertad. La cita de don Miguel, bien elegida, muy válida. Lo leí a los 18 años y me dio vuelta la vida. He publicado sólo dos libros de poemas y tengo preparado un tercero que no puedo dejar de corregir. No hay género (si los hay) más maravilloso y respetable que la poesía. Me produce timidez cuando no temor. Este año publiqué una novela (la quinta) y ahora saldrá una colección de ensayos. Ya pasé la veintena y no creo que después de unos dos o tres más que tengo dentro de mí, siga con los libros. Son muy trabajosos y excluyentes. Seguiré haciendo mis notas para diarios y revistas y tal vez algunos poemas, si se me escapan del alma. Le deseo todo lo mejor y que La Clave circule profusamente. AG
________________________________________
Enrique Bossero

Hola Paula, somos nosotros, los que estuvimos en el Tortoni y los que no estando han tenido la oportunidad de leer tu libro, quienes agradecemos este regalo para el espíritu y los sentidos que es “La Clave”.
Un libro escrito en estado de gracia, con poemas entrañables como “El Hijo”. Con diálogos emotivos donde se aúna lo trascendente con lo cotidiano, los recuerdos, la noche, y la permanente aparición de una extraña, o no tan extraña compañía: el cigarrillo.
Yo también, cuando mis hijas cumplían años, junto con el regalito consabido estaba presente algún ramito de flores, así que no sabes cómo comprendo te referencia a ese hecho.
Un libro, el tuyo, para leer y releer en cualquier momento, pero especialmente en esos de crisis o de agobio, para limpiar el alma de impurezas.
Gracias, un cariño, Enrique.
________________________________________
Ana de Benedectis, Azul
Cuánta Dulzura y qué amor a la vida! Me encantó. Besos, Ana

________________________________________
Diana Poblet
Paula llega con esa caricia oculta, con esos dolores mínimos, llega.
Paula transita en la hojas escritas por ella misma y se desviste y vuelve a vestirse, grandiosa su palabra y su valoración sobre lo que realmente importa. Sobre lo que hay que dejar de lado y seguir con lo obtenido. Paula lo ha dicho como ella sabe o intenta, porque ocurre que la vida siempre nos lleva delantera y sólo queda el beneficio de verla a la distancia.
Es un bello libro Paula, está contenido en vos misma, en lo aquilatado y a la luz que se enciende cuando otra se apaga.
Usted, ilumine nomás, mija.
te quiere, d.

________________________________________

Marta Castagnino
Hoy tuve un día de fiesta, “la clave” me regaló un viaje inolvidable, desde la primera página hasta el fin…sin duda es un canto que no tiene fin, es la vida, la ternura, los sueños, el dolor, volar muy alto sin alas …con alas del alma, te quiero tanto Paula,
te admiro, te respeto y me siento cobijada por nuestro encuentro, gracias, tu mirada
que llega a lo profundo, tu caricia cuando lees algo que desee entregarte, es una caricia
de cachorra que sabe tanto, todo el día me acompañó “la clave” y fue un vuelo a un lugar
“que sólo yo conozco dónde habita la emoción constante”, este pequeño verso fue uno
de mis primeros poemas, de ayer a hoy de hoy hacia ese ayer cuando las raíces crecen
y son rebeldes y cantan como los pájaros o como el rumor de las hojas de árboles antiguos que resisten tormentas y aman el sol y la noche, gracias, mil veces gracias,
sos un Ser humano muy especial, muy bello, marta.

POEMAS PARA LA MIOPÍA Y OTRAS VISIONES

David Sorbille
Estimada Paula: luego de disfrutar la presentación de tu libro y mientras regresaba a mi hogar, tuve oportunidad de leerlo y descubrir un mundo conmovedor y conmocionante. Tu creación poética es de una dimensión singularisima, una cosmovisión auténtica, como diría Ernesto Goldar. Para mí, es una demostración de tu grandeza de alma, de tu forma de sentir y palpitar la realidad. Por eso, te felicito profundamente por tus poemas esenciales y cautivantes. Un abrazo y lo mejor para vos y tu familia.

________________________________________
Ana Galeano
Querida Paula: Recién llegué a mi casa y estoy leyendo tu libro “POEMAS PARA LA MIOPÍA y otras visiones” primero comencé a leer la dedicatoria, a conocerlo, a tocar su textura, ver sus letras, su fecha de nacimiento, su aroma, pero en la mitad me adelanté y leí el ultimo porque me atrajo el nombre y además decía “para una madre y todas las madres”… Seguiré leyendo pero tengo apuro por decirte ¡Gracias Paula!

AVEPOESÍA

Germán Cáceres

Paula,
El libro me gustó. Escribí una nota para “Letras-Uruguay”, que acompaño. Después saldrá la misma nota en la página de la Biblioteca Carlos S. Viamonte y en el mensuario en papel -más abreviada porque así lo exigen- “Desde Boedo”.
Cariños, Germán


GERMÁN CÁCERES (Comentario del poemario Avepoesía)
En la contratapa del libro Marta de París comenta: “La lectura merece ser disfrutada por la fuerza de su belleza, las descargas y emociones que acunan el éxtasis y los sentidos de la vida en su más pura expresión de entrega”.
Este poemario consta de cinco partes. La primera -“Hambrienta, desnuda, descalza”- se erige en una apasionante celebración de la poesía (“es quien me bautiza cada día/ cuando ambas nos bañamos en el agua de la Luz”), cuya esencia evoca el hermoso vuelo de las aves. Otra de las obsesiones que aparece es el miedo, al cual, según la autora, se lo combate con la emoción poética. Los versos, hondamente espirituales (“La melancolía/ entonces/ brillará en cada hoja/ como las lágrimas jugando a la escondida”), revelan una profunda inspiración y exhiben creativas y sensibles imágenes interiores (“gritos helados y encendidos de silencio/ chispas de una fogata de sueños esqueléticos/ entibian a la noche blanca, pálida de miedo”). Con Avepoesía la escritora también emprende una decidida búsqueda de sí misma. Y, a la manera de Oliverio Girondo, la tipografía de los versos se distribuye formando equilibradas y armoniosas composiciones visuales.
En la segunda parte -“Al acecho de tu luz”- aborda el tema de la muerte de su hermano con un lirismo desgarrado: “Vivas o sueñes, duermas o despiertes/ siempre está al acecho de tu luz”. Un sentido “Homenaje a Rosa María Sobrón” tiene lugar en la tercera parte. Compartía con su amiga poeta los cálidos almuerzos que se describen en una conmovedora carta: “El lugar de siempre”.
“Ojos músicos” se titula la cuarta parte, que, de acuerdo al prólogo de Graciela Maturo, está “teñida de femenina afectividad y referida al anuncio de la natural certeza y necesaria renovación de vida a través del rol de abuela”. María Paula Mones Ruiz considera que estos mensajes dirigidos a sus nietos son a la vez poemas y cuentos. La quinta parte -“Acrobacias del silencio”- la dedica con suma ternura a sus padres: “Las madres y la poesía/ son únicas y eternas. /Viven por nosotros. / Y por ellas, somos/ agonistas”.
Este bello libro recibió la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores Poesía 2011.
Germán Cáceres
germanc4@yahoo.com.ar

JARRAS DE SEQUÍA

Cecilia Glanzmann

Esas jarras de sequía que pesan sobre tu tierra fértil de ausencias. Y brindo con vos para que pueda crecer … aunque duela… el Árbol del Adiós/ que está bajito…(7)
y te abrazo en esa mesa de domingo (“tan madre”) con cinco servilletas tan blancas( 8) y me emociono demasiado con “Se te escapó” a Eduardo Mones Ruiz(9) y con “Como un pájaro seco”(10) a tu Avemadre (y tengo presente, muy presente, Pauli, lo que me contaste de aquel pájaro cuando fuiste … y cayó al pie de la ventana…) y con Calma,(11)pues solo tu madre alimenta ese poema y te calma…
Lo lúdico que junto con tu ternura infinita , tu sonrisa dulce pero que habla como tu mirada bella y hondísima… me llega con tu Aceptar es un click (12) ; se remansa en y con el comensal llamado Silencio, (13) , me sacude conese Huele tu rosada frente a pétalo y ceniza. (14) Ycon lo que traduces ansiosa del lenguaje de los ojos de tu padre en 15.
“Convocatoria”(16) llama al azul que percibo muy simbólico, como los colores blanco y verde .
“Un lugar en su lista” (17) …me hace intuir con vos… un lugar en Su lista y me hace decirme que hay que prepararse…
Nos levantamos, María Paula… porque es como estás diciendo: Estas manos aún siguen sedientas en mi tierray acaso… sí, acariciar la vida/ como si todo, como si nada.( 18)
En “Con los brazos en cruz..”. desde el tendida, el espero,el respiro en paz y el nazco… me renazco lectora de tu poesía en tu Canto /mi propio himno/ de luz/ y libertad.(19)
Poeta , estás pidiendo: Vida en la Palabra, que la poesía sangre lo callado, que el poema te extrañe y que vuelvas, Poeta.(20) Te acompaño en el ida y en la vuelta, Pauli.
Hay sentimientos y dolor y extrañar… en lo que me pasa, muy fuerte, al leer los cuatro textos de tus “Confesiones de hija…(21-14)”
“Mudanza” (25) en parte me hace ir a tu “Acomodar el placard” y en parte estás diciendo tanto sobre el hacer la mudanza de la muerte. Y el tema sigue en “Para que yo me quede”(26) , y te acompaño en el pedirle que “Ella” se vaya. Y es bueno lo dicho en “De este lado de la vida” (27)
“Acomodar el placard” (28) es tu POEMA, que se ha tornado de tantos, y mío… porque su fuerza, su verdad, nos penetra. Y este tan bello, y su ritmo es melodía y es mandato… paso a paso.
“Escoltada” (29) está abriendo a la luz ese cofre de miedo-niño de caer y lo logra.

“Bonsai” (30 ) está bien elegido como último de JARRAS DE SEQUÍA, un poemario tan lírico, tan bello, tan colmado de nostalgias, homenajes, vivencias en carne viva, resiliencias sobre cada ausencia y cada ausente y cada hecho en la vida de quien lo escribe desde sus vísceras y su corazón-latido. Es bueno, Paula, pintar aunque sea a ciegas, la Luz, para despertar a la sombra del Comienzo, para regar el Árbol de la Vida.

Te abrazo con todo mi corazón, agradeciéndote que hayas escrito JARRAS DE SEQUÍA para darlo a otros que transitan los caminos de la Vida.

________________________________________
2020
Estela Barrenechea

Querida María Paula,
Después de leer tus dos poemas, La “M” de mamá y Acomodar el placard, quiero decirte que sos una maravillosa poeta. Hay ideas, sensaciones, sentimientos que conmueven. Además, la forma en que están escritos es excelente.
Un abrazo enorme de tu amiga,

M.P.M.R.
Deslizar arriba