Inicio  ‚Äļ  Libros  ‚Äļ  Piedra, papel o poema!

Piedra, papel o poema!

Detalle del libro

Piedra, papel o poema!

Piedra, papel o poema!

Autora: María Paula Mones Ruiz
Editorial: Dunken
112 P√°ginas
ISBN 987-02-0618-2
2004

Valor: $12.00 Comprar

Se refirieron a la obra Kelly Gavinoser y Beatriz Borovich.
Cl√°sica y Moderna - 3 de Abril de 2004.


Presentación

Información sobre la presentación del libro.

Presentacion

Presentacion

Presentacion


Palabras

Haga click sobre nombres para mostrar sus palabras. Vuelva a hacer click para ocultarlas.

In memoriam

A  Mirta Meyer
[‚Ķ] y en la presentaci√≥n,¬† ¬ŅQui√©n podr√° acompa√Īarme?
¬ŅQui√©n, hermosa Dido?
Hay tiempo para esto‚Ķ ¬Ņverdad?,
PD: Comunicate conmigo de la forma que puedas. Sab√©s que te espero, sentada en mi coraz√≥n, macerando mis sue√Īos.

MAR√ćA PAULA MONES RUIZ

¬°Gracias!

Alicia Sisca
Si pudiese la palabra ‚Äúgracias‚ÄĚ despedir el aroma del reconocimiento, al pronunciarla, impregnar√≠a con √©l, cada espacio, cada escalera, cada puerta, cada aula.
Kelly Gavinoser, Beatriz Borovich
Gracias por acompa√Īarme. Gracias por estar en la vereda de mi ser, por pisar las baldosas de la comuni√≥n y por saber que, tiempo y vuelo de mi sed, hoy, huelen a cielo‚Ķ

Palabras de Kelly Gavinoser

Mar√≠a Paula Mones Ruiz, ¬°Piedra, papel o poema! Si cuando queremos definir poema, intentamos una, y decimos que es un volverse_ audaz, inquietante, √≠ntimo, revelador_ sobre s√≠ mismo, y lo nombramos con s√≠ntesis suma, con ese vocablo compuesto y complejo, t√©cnico y dir√≠amos preciso, pero no por eso menos po√©tico, como autorreferencial, es que estamos frente y junto a este delicioso poemario de Mar√≠a Paula Mones Ruiz. Si, alg√ļn d√≠a, alguna tarde, alguna noche, percibimos que todo nuestro ser es sensibilidad y sentimiento, es el momento de vivbrar a una con los poemas de este poemario. Los dejaremos desgranar uno a uno, y cada uno en nuestros ojos, nuestras bocas y en nuestros corazones, como‚ÄĚm√ļsica de alas‚ÄĚ; como ‚Äúbailarina nube‚ÄĚ;¬† como ‚Äúazul oasis‚ÄĚ, como ‚Äúluz y sombra so√Īolienta‚ÄĚ, como ‚Äúun hueco de silencio‚ÄĚ, como ‚Äúlo que s√≥lo nace, se reproduce y vuelve‚ÄĚ. De piedra, el poemario: el reino m√°s eterno. De papel, el poemario: de papel y letra‚ÄĚ): el reino m√°s sutil. De poema(s), el poemario: (SU reino: ‚Äúel sue√Īo eternizado‚ÄĚ): ‚Äúpiedra de papel, /papel y poema‚ÄĚ. Leamos, vibremos, so√Īemos‚Ķ

Kelly Gavinoser

Palabras de Beatriz Borovich

P√°gina agregada al azar:
Paula sos‚Ķ llena de ternura y de ilusiones. Ni√ĪaMujer de ojos claros y brillantes, a punto de estallar como la Luz de la Creaci√≥n, que miran el ayer y el hoy, al mismo tiempo.
Paula sos‚Ķ de ‚Äúseda‚ÄĚ papel y poema.
Deseo que a partir de esta p√°gina agregada al azar, todos tus versos broten como un capullo y se asemejen al fruto del nogal, en cuyo interior todos puedan encontrar la rica esencia de tus palabras.

Beatriz Borovich

Verdades de la Naturaleza

¬†‚ÄúLas monta√Īas son inmensas‚ÄĚ.
Reflexión natural. Oración infantil.
Pero ya no me siento peque√Īa al lado de ellas.
Y si tuviese corta edad, tampoco.
Porque toda esta naturaleza es la medida de mi espíritu.
Toda entra en él. Y hasta una porción de mi ser,
 puede por momentos, sentir
un parentesco de esencia con este √°rbol, con esta flor, con esta tierra.
El cielo está tan cerca como el techo de esta habitación.
 Y pensar que hasta ayer…cualquier techo me parecía ¡tan alto!
 Pero no este cielo, no este techo.
Puedo tocarlo y no con los dedos de mis ojos.
Aunque no lo mire, yo siento que tengo mi porción en cada pausa,
 en cada paso.
A veces hasta corporiza mis silencios y es cada vez
m√°s bajo, m√°s claro.
Tengo aquí también mi dosis de viento.
 El viento borra mis nervaduras.
Mis pensamientos, hojas que vuelan y me cuelgo con ellas
 y soy…cada una.
¬†¬ŅQu√© pienso? ¬ŅQu√© piensa el √°rbol de mis ideas?
 Cosas simples. Infantiles verdades de la naturaleza.
Busqué  hospitalidad y me la dio. Y estoy aquí.
 Con mi cuerpo bajo este techo, con el vuelo en cada flor,
 delante, detrás, arriba y debajo de este cielo.
Si fuera éste o aquel árbol, tal vez me acostaría un rato a descansar.
 “Te reemplazo por hoy. Descansa tu tronco...
Te presto la cama de mi habitación. Te cambio mi techo,
¬†s√≥lo por hoy, te lo prometo‚ÄĚ.
Pero no me contestó…

√öltimas palabras

Hasta aquí…
el √°rbol, el papel.
                …
Desde aquí…
mis hojas, en tus ojos.
Ir… volver…
naturaleza del viento,
ciclo completo del poema.
Logrado oto√Īo
cuando
puede confundirse con el tuyo,
con el mío, con el nuestro.
La vereda de mi ser
parpadea.
¬°Silencio!
El árbol…
me contesta, te contesta.
Escuchemos.



Poemas del libro

Haga click sobre el nombre del poema a la izquierda, para visualizarlo a la derecha.

Y… SOY

¬°Piedra, Papel o poema!
Hoy…
Imagen y concepto sin su voz.
La memoria se incorpora al juego ingenuo.
Sensaciones nuevas y viejas voces aliadas
a la intrusa imaginación.
¬°Piedra, papel o poema! Sobresalto.
No logro reconocerlas…
Me adhiero al juego y contesto: ¬°poema!
Y soy…
Piedra de papel,
papel o poema,
poema que se queda o vuela,
sin cortar ning√ļn ayer, con las manos quietas,
sobre la vereda
de mi ser.

NEOPOEMA

Puja, puja el neopoema.
Pronto nacer√°.
De nube, sus pies se asoman
al vientre del sentir.
Puja verso a verso
rítmicos ayes y ya nace.
Ya su cuna de papel está aquí.
Ahora
sólo espero que me cante,
él…
a mí.

DEL ROJO AL AZUL

Péndulo sensorial.
Progresiva memoria.
Memoria pendular, campanadas de historia
Historia pasada…futura
e historia presente
que dura, que posa.
Vértigo de pisar el vuelo
del rojo al azul,
del azul a la sombra,
de la sombra a la luz,
la luz de mi historia, la campana ronca.
Péndulo sensorial, paz…
azul,
roja,
que posa…
que dura…
y te devora

MARIPOSA GRIS…

Te agitas sorpresivamente
en cualquier estación de mi semblante.
Mariposa gris estás en mí
aunque desmaye, aunque sonría
y vuelas y te detienes
para observar mi paisaje.
Tus alas... memoria esencial
de aquel fr√°gil instante.
Tus alas... mis colores
aunque sonría...
aunque desmaye.
Mariposa gris estás en mí
y mi gris
vino a atraparte.

CUANDO SUE√ĎAN LOS PA√ĎALES

Sé de soles y penumbras
de sed y m√ļsica,
de chupetes y cantares.
Sé cómo ríe la cuna
cuando sue√Īan los pa√Īales.
Cuando sue√Īan los pa√Īales,
soles, penumbras,
sed y m√ļsica
balbucean lo importante.
Ríe la cuna y la noche
usa babero de luna
y se come
mis pesares.

LA PALABRA EXACTA

Somos vida
y medida ilusión en cada sello.
Sé que lo callado nos sostiene
porque el latir del silencio
tiene la palabra exacta
disfrazada de besos.
Catarata fantasmal, en la garganta,
inunda en cada trago nuestro cuerpo,
la palabra exacta
disfrazada de besos,
sello de ilusión medida,
círculo de fuego.

LA PIEL DE TU MIRADA

Mis ojos…
transpiraban al tocar
la piel de tu mirada.
Memoria del latir.
Mapa sensual dibujado
con las manos ciegas, con los ojos
mancos.
Sin ti
Campanadas de oto√Īo,
reloj con horas blancas al tocar
el ayer, el aquí…sin ojos…

RELOJ EBRIO

Suspiran las agujas de mi tiempo
Marcan el ayer, el hoy.
Yo…
Estoy clavada en el medio de mi ser,
Como la hora en punto.
Estoy a punto de ya no ser
M√°s que un reloj ebrio.
Suspiraré profundo y así,
Aceleraré la cuerda del después.
Justo tiempo,
en que llegar√° la hora
de ser… Sin ti, sin té.
Ti… té…
Ti… té…
Tiempo poético, reloj, piel.

HIJO…

Hace tanto tiempo que sue√Īo con imaginarte...
hijo... hijo que alguna vez
ser√°s mi sangre.
Al calcular tu tama√Īo entre mis manos
sabes,
se ha entibiado el aire.
Y acerc√°ndote con ellas a mi pecho,
mi corazón palpitó como besándote.
He so√Īado con tus ojos
que ya me miran
desde lo infinito de tu alma.
Y aunque no sé el color, cuando me miran,
los míos ven todo
con aureola blanca.
He so√Īado con tu pelo
que peinaré con peine de mi aliento.
Si eres ni√Īa,
te pondr√© un mo√Īo hecho de besos
y si fueras ni√Īo,
un rizo con forma de velero.
Ni√Īo m√≠o...
he so√Īado con tus pasos.
Hasta mis brazos se extendieron,
dije: ¬°vamos!
Y cuando te aproximaste a mí,
yo vi la vida...
¬°mi vida caminando!
He compuesto para cuando vengas un arrullo
que tendrá la melodía de mi sangre
porque te cantaré diciendo solamente:
“descansa amor... descansa...
soy tu madre‚ÄĚ.
¬°El solo pensar que alguna vez mi carne
podré tocar y ver cómo una ronda
de ni√Īos, me toca sin tocarme!
¬°El solo llamarte hijo, tan amado!
¡Dios mío... sin serlo
ya soy madre
¬°Oh hijo... con tus sue√Īos
he so√Īado!

JUGANDO LOS TRES, JUGANDO

A hermanos, Carlos y Eduardo

Sé que podemos seguir jugando aquí...
………………………………………
Aquí, la Repelusa a babucha.
Aquí, multiplicada por tres sigue
diciendo:¬°piedra libre!
y es…poder. Poder elegir ganarle al
viento
y no a la realidad que te censura.
Sé que recordar todo aquello
es perfumarnos
de veranos, de inviernos, de alfajor.
Sé que si miramos nuestras manos
es posible descubrir la infancia
de la mano de la infancia, la
Repelusa…yo.
La Repelusa
sigue siendo aquella que resbalaba en
los charcos…
Conjug√°bamos:
t√ļ te caes, yo me caigo,
nos caemos…jugando.
¬°Piedra libre por tres!.
Noches de verano, blancas…
tengo…
un alfajor guardado,
de maicena y dulce de leche,
ustedes y yo
am√°ndonos.
Presente eterno, sin pies.
Sólo con las manos juntas
sellándonos…
a babucha.

PU√ĎADO DE A√ĎOS

a mi amiga Elsa Terzaghi

Pu√Īado de a√Īos,
flequillo marrón, risa clara..
Noche de Reyes,
sol,
infancia.
Juegos, mu√Īecos, saltos.
Tu mano, mi salto
Mi salto, tu magia
Chocolatadas tardes,
figuritas brillantes,
tu risa, lo dulce… lo frágil.
Hoy quiero contarte
que al abrir la mano se soltó el elástico
y que aquel pu√Īado, pu√Īado de a√Īos
supo a chocolate, chocolate y saltos.
Flequillo marrón,
risa clara.
Noche de Reyes,
sol,
nostalgia.

LUNA

a mi perra

Esta ma√Īana me vest√≠ con los colores de
tu cuerpo.
Quería llevarte también en mi ropa.
Comencé mi camino diario y por
primera vez, sin melodías.
Sola…
Quería escuchar el gris, nuestro
silencio.
Desentonaban a mi alrededor, los rojos
y los verdes;
hasta el techo de los taxis da√Īaba mis
ojos,
mis ojos secos…
Sólo el pavimento y
algunos edificios viejos,
formaban mi peque√Īo escenario, donde
vos y yo, no podíamos separarnos
y colore√°bamos el resto.
Ahora, el bueno del tiempo llora por mí
y los blancos y los grises y los negros
se amalgaman y te nombro. ¬°Luna!
y el cielo se aclara y brilla… gris…
Te pierdo.
Pero tengo mis manos y mis manos te
tienen.
¬°Cu√°ntas veces con tus ojos lamiste mis
manos!
¬°Cu√°ntas veces mis manos miraron tu
tiempo!
Sé que te llevas una parte de mí.
Sé que en mí te
quedas…blanca…negra…gris…
Plateada… Luna.
Silencio.
Abril.

HASTA AQU√ć‚Ķ DESDE AQU√ć

Hasta aquí…
el √°rbol, el papel.
                …
Desde aquí…
mis hojas, en tus ojos.
Ir… volver…
naturaleza del viento,
ciclo completo del poema.
Logrado oto√Īo
cuando
puede confundirse con el tuyo,
con el mío, con el nuestro.
La vereda de mi ser
parpadea.
¬°Silencio!
El árbol…
me contesta, te contesta.
Escuchemos.


Fotografías

Haga click sobre las imagenes para ampliarlas



Comentarios

Haga click sobre el nombre de la persona a la izquierda, para visualizar el comentario a la derecha.

Jorge Ariel Madrazo

Hola soy colega suyo en este "vicio absurdo" de la poes√≠a como defini√≥ alguna vez el gran Cesare Pavese. La amiga Olga Aman me pas√≥ su reciente poemario. Y quiero trasmitirle, junto con mi saludo amical, el sentimiento emocionado que me produjo su ¬°Piedra, papel o poema! a trav√©s de versos tan c√°lidos y plenos de frescura-que no excluye la profundidad- como "Flotando sobre mi", redonda expresi√≥n de la extra√Īeza de ser- en- la- fugacidad. Y en la multiplicidad: ser lo otro, el dolor, el sol, el p√°jaro. Como usted dice en otra bella l√≠nea "opci√≥n de ser o estar". Vaya con mi saludo, el aliento para que persista en este duro y hermoso camino de decir su palabra de versos y amor.
Con el abrazo cordial,
Jorge Ariel Madrazo