Inicio  ›  Libros  ›  Octava Convergencia Internacional de Poemas Junínpais2009

Octava Convergencia Internacional de Poemas Junínpais2009

Detalle del libro

Junínpais2009

Octava Convergencia Internacional de Poemas Junínpais2009

Editorial: De Las Tres Lagunas
130 pág.
ISBN: 978-987-656-058-0


Poemas del libro

Haga click sobre el nombre del poema a la izquierda, para visualizarlo a la derecha.

HASTA EL PRÓXIMO VAIVÉN (Pág. 88)

Manos, tibias de espera
mecen
la hamaca verde.
Respiran
ámbar memoria de vainillas.
Miman acarician
las alas
del ir
y
del volver.
Esperan.

La hamaca se ha dormido.
Luminoso,
el eje del tiempo y del sosiego
las coloca
en posición de rezo
hasta el próximo
vai
vén.

LA HA VISTO (Pág. 89)

No se escucharán los pasos
de su desnudo retorno
al cuerpo sin latidos.

Nadie
divisará en el aire
las huellas de su vuelo.

Pero alguien, desde aquí,
escribirá que la ha visto en silencio,
jugar a los latires
con sílabas y versos,
contar
suspiros y aleteos hasta el infinito.

Alguien desde aquí escribirá
que la ha visto anidar
cada ojo en cada palma,
y dar a luz,
pichones de utopía ciegos,
pero que cantan, vuelan
aunque sea bajito... sobre su tierra blanca

NATURALMENTE (Pág. 90)

(Mallín Ahogado, El Bolsón, marzo de 2009)
Una fila de piedras bordeaba el continente del improvisado y luminoso living verde.Sentada sobre un pequeño y cansado tronco, mis manos deseaban lápiz y papeles.
Con la mente al natural, los ojos anidaron encima de las piedras.
Los ojos fueron aves lapiceras que soltaron sus latires
sobre cada una de ellas. Las acaricié, estaban tibias de mi tinta…
Durante ese tiempo de amparo y especial escritura, las piedras me contaron duros secretos acerca del frágil papel de estar viva.
Las escuché, mirándome a los ojos, frente a mis manos abiertas,
naturalmente.

RINCONES (Pág. 86)

Limpio todos los rincones.
Todos.
Quito, cual homicida, los indicios de humedad
y cortantes heridas del hielo abrasador.

Paños de sol cicatrizan
mi eco de silencios líquidos.

Ya están limpios y secos los rincones.
Todos.

Anida ahora el remedio del tiempo,
en un hueco de luz recién lustrado.

Yo…resbalo
por esa luz
en posición fetal.
Y caigo…
desnuda de brillos
vestida de paz,
olvidando ¡la tierra!

APENAS (Pág. 87)

Apenas, un pocillo de aire fresco.
Apenas, un bocado de luz.
Un soplo de amarillos nuevos, un aleteo próximo.
Cruzar los brazos, para sentir apenas
el abrazo de un gorrión.
Apenas, todo eso necesitaba ayer.
Puedo esperar…
apenas
hasta
h
o
y.


Fotografías

Haga click sobre las imagenes para ampliarlas