Inicio  ›  Libros  ›  Antología 2010: Gente de Letras

Antología 2010: Gente de Letras

Detalle del libro

Antología 2010: Gente de Letras

Antología 2010: Gente de Letras

Poesías, narraciones y ensayos
Selección de María Cristina Berçaitz
Editorial: Algazul
2010
ISBN 978-987-1722-13-6


Poemas del libro

Haga click sobre el nombre del poema a la izquierda, para visualizarlo a la derecha.

BUFANDAS GRISES

Bufandas grises, largas nubes, catarro azul
agua en la garganta.
Húmedo pronóstico de unos ojos a la sombra.
Pastillas de luna doran
tiempos de intemperie, gripe platónica
sin apología, sin ayer
con reminiscencias hondas
de un presente de colores borrosos
absolutamente impresionista.

ACROBACIAS DEL SILENCIO

Sé que no pasas mucho tiempo
Sin posar sobre mí.
Sabes, conoces los trucos de mi espíritu.
Sé de tu mágica y cruda aparición
Sé que eliges nuevos sitios de protagonismo.
Eres mi viejo amigo, pintor de espejos negros
Pero callo tu nombre, protejo tu identidad
Para no romper mi Luz.
Juntos… fulminamos el monosílabo grito.
Con mueca ilusionista camina la vida.
Y yo…
Sostengo indescifrables
acrobacias de silencio, añicos de mi carne
Mientras la cuerda afloja,
desapareces…
conmigo a cuestas
iluminándome.

PARTO

Tengo la urgencia
De ahuecar las piernas de mi mano caminante
pujar azules y parir la palabra que ilumine la ceguera
de la esencia humana.
Estoy jadeando tinieblas y nubes
tras las rejas de los ojos de la piel.
Estoy sangrando…Sangro
porque el obstetra de mis soleadas lunas
la bautizó llamándola Indiferencia,
sin anestesia, sin culpas. Sangro
porque la metáfora partera me dejó aquí sola
pujando sobre el blanco, sin azules…
Cada pujo un silencio, cada silencio un rojo fantasma
De palabras sangrientas enturbiando el aire, asfixiando realidades.
Bastones blancos y nevados
Se toman de mi mano parturienta y nula,
Derriten mi sangre, congelan el parto.
Y yo…
¡yo parto hacia la búsqueda!

RINCONES

Limpio todos los rincones.
Todos.
Quito cual homicida, los indicios de humedad
y cortantes heridas del hielo abrasador.
Paños de sol cicatrizan mi eco
de silencios líquidos.
Ya están limpios y secos todos los rincones.
Todos.
Anida ahora el remedio del tiempo
en un hueco de luz recién lustrado.
Yo… resbalo por esa Luz
en posición fetal.
Y caigo…
desnuda de brillos, vestida de paz
olvidando ¡la tierra!